En un Rayo de Sol (Parte 1) de Tillie Walden

Despacio y espacio. Estas dos palabras, con todos sus significados, son las que usa Tillie Walden para atraparos en una delicada historia sobre las relaciones y la distancia que existe dentro de ellas.

En un Rayo de Sol no es un cómic que definiríamos como lento, sino un cómic que ha aprendido a respirar por sí mismo, si esto lo entendemos como un deleite de viñetas, de una paleta de colores armoniosas que obedecen a los sentimientos de la narrativa diluida entre los sentimientos de Mia en su historia presente y su pasado.

Entre estos dos espacios temporales, Walden establece una serie de puentes metafóricos. Uno de ellos es la propia profesión de Mia: se dedica a reparar antiguas ruinas en rincones dispares y olvidados. Estos escenarios de alguna manera se conectan con alguna historia de su pasado. Y qué mejor lugar, ¿no? Es decir, qué mejor sitio que un lugar antiguo y de lenta reparación para evocar viejas emociones, errores y triunfos.

Espacio y despacio.

Hay distancia entre los personajes. A pesar de vivir en una nave espacial, que puede dar una sensación de pequeñez, apenas aparecen dos o más juntos en las viñetas. Los tripulantes parecen pequeños planetas, islas alejados unos de otros física y emocionalmente mediante secretos, cuchicheos, paseos en solitario… Para el lector se presenta un auténtico puzzle de quién es quién.

Si ya habéis leído algo de Tillie Walden podéis haceros una idea del tipo de personaje y de historia que os podréis encontrar, pero un tono que nosotros creemos que encaja mucho mejor a este relato. Así que si ya os gustaba Piruetas, con este no os vais a equivocar.

Anuncios