Patsy Walker AKA Hellcat o como llevarse el gato al agua.

Los cómics no andan muy allá en lo que se refiere a la representación de cualquier cosa que se salga del paraguas hombres-blancos-cis-hetero, pero hay veces donde los astros bisexuales se alinean y se producen cómics que te dan ganas de aplaudir hasta romperte las manos, llorar y abrazar a tu amiga mientras ambas empujáis a la editorial por esa dirección tan inesperada y maravillosa que acaba de tomar.

Ese camino es Patsy Walker AKA Hellcat. Estaréis pensando que nos estamos pegando mucho a Marvel últimamente, pero diremos en nuestra defensa que detrás de este título se encuentra un equipo de faraonas: Kate Leth, Brittney L. Williams y Megan Wilson. Tres mujeres a cargo de un personaje femenino. Naturalmente, Avocadon’t no ha podido resistirse.

Sí, Hellcat mola bastante y lo están diciendo dos chicas muy poco familiarizadas con el universo de Marvel. Meterse de lleno en esta editorial sabiendo que se te escaparán guiños o que no conocerás a la mitad de los personajes es una cosa que suele echar a muchos lectores para atrás. ¿Es este cómic ese pequeño pasito para adentrarte en la editorial? Sí, ya que os va a meter en el saco muchos personajes de este universo y de manera breve, lo justo para que os llevéis bien con ellos.

Este cómic no va de superhéroes tochacos que se enfrentan a multinacionales o a la CIA para salvar el mundo. Es un cómic que se toma a sí mismo con mucho humor,que resuelve algunos de sus planteamientos más importantes a través del diálogo y con algún que otro tortazo.

Aviso a navegantes: si nos estáis (o pensáis) engañarnos con otro blog y leer otra reseña de Hellcat, ya os avisamos que os encontraréis la frase de ‘es una copia de Squirrel Girl’. Si os pasa, id al autor, y si es un Señor, preguntadle qué versión de Batman es la que más le gusta de las catorce que hay en el mercado. Bastante tenemos con no encontrar autoras que lleven personajes femeninos como para que ahora esperen que sólo haya una por estilo de publicación. ¿Más de una mujer graciosa escribiendo personajes que te hacen reír? HEREJÍA.

Podemos decir que Hellcat es un cómic para todas la edades, pero si eres millennial, te va a tocar mucho. Patsy intenta encontrar el equilibrio entre su trabajo (o ausencia de) y su vida personal. A muchos de nosotros esto nos suena bastante, y que nos encanta ver reflejada en los cómics.

¿Por qué conecta con nosotras, “Señoras De la Tercera Edad”? Porque tiene referencias a Hamilton (esto le funciona a una de las dos Señoras de aquí: a la editora y por eso esta razón está al principio) y porque tiene problemas realistas como encontrar trabajo y ese verte-en-la-calle-si-no-tienes-dinero-para-el-alquiler,que tanto nos preocupa hoy en día por aquello de que tenemos el vicio de comer tres veces al día,y que es más complicado aún si eres un mutante una persona con habilidades especiales o similar no sujeto a copyright. Si no encuentras trabajo como ser humano normal, imagina si tienes una cola de lagarto o eres verde. ¡Pues eso díselo a los compañeros de Patsy! Nosotras no te diremos más, porque ya lo tendrás que ver en los cómics. Sólo podemos decirte que vas a encontrarte personajes que vas a reconocer como si fuesen de tu entorno y que no están nada alejados de la vida real y eso hace que el lector pueda establecer un diálogo con ellos.

Y si no dialogas tú, ya lo hacen los personajes, que menudas joyas hay por ahí porque ¡sorpresa! es lo que pasa cuando tienes personajes diversos y variados. Tenemos edades, razas, géneros y sexualidades tan distintas que nos extraña que esto haya salido de Marvel. Aparte de eso, la relación que existe entre ellos es maravillosa, algo como a las sitcom de los años 50, pero sin los estereotipos cancerígenos porque para eso está Kate Leth presentando a sus personajes de manera respetuosa e inteligente.

Otro plus de tener unos personajes tan variados viene a mostrar un sin fin de grandes momentos. De todo el cómic no podemos elegir un momento que nos guste más o menos. Todos los personajes brillan por sí mismos, villanos o héroes. Esto hace que recalquemos un poco más que es un cómic para todas las edades con un mensaje muy importante: la gente no es mala o buena. La gente tiene sus mierdas y motivos para hacer lo que hacen. Ni el cómic ni Patsy confunden a los villanos que quieren crear el caos y hacer daño, de una persona que ha cometido un error y quiere una oportunidad y hacerlo bien.Otra razón por la que tenemos que recomendar este cómic es por el elenco de sus personajes femeninos que, como pasa en la vida real y no lo que parecen creer los guionistas, en vez de discutir y montar peleas de gatas (eh,eh,eh), son el mejor soporte para Patsy y están ahí para todas las emergencias, como el no haber cenado aún. Están la una para la otra y muestran relaciones sanas entre mujeres que tan bien nos hacen ver en el mundo del cómic.

Por último, y no por ello lo menos importante, Patsy es una delicia que no intenta ser un modelo a seguir. No pretende ser superior a su lector, sino que está presentada con tal realismo para que puedas soltar un “joder, es que soy yo”. Patsy es un desastre y es una persona complicada. Tiene un pasado (bastante extraño), ha cometido y comete errores y se ríe de si misma. Lucha por lo que es correcto y aunque la derriben, vuelve al ataque. Siempre se levanta, pero siempre con una sonrisa, y con ayuda de sus amigas lo que la hace más humana que superhéroe.

Anuncios